Con saldo blanco y muchas alegrías se dio por terminada la trigésima quinta edición de la convivencia alpina "José Ma. Morelos y Pavón", externamos nuestro más sincero agradecimiento a todos los que año con año hacen que este evento sea posible, a los clubes participantes, a los grupos de prevención y seguridad, a las autoridades del Municipio de Chalchicomula de Sesma y a toda su gente por su afecto y su cálido recibimiento.
 


El Club Alpino Mexicano A.C., fue fundado el 30 de Abril de 1980 por su actual presidente José Ma. Aguayo Estrada, con el propostio de apoyar y fomentar el alpinismo en México, creando conciencia en la práctica de este deporte. Dentro de las diferentes actividades que realiza el Club Alpino Mexicano, podrás encontrar cursos que contemplan desde la media montaña, pasando por la escalada en roca y hielo, hasta la alta montaña, todo esto aunado a un excelente ambiente de compañerismo y fraternidad. El Club Alpino Mexicano cuenta con instructores, monitores y guías con una amplia experiencia en montaña y egresados de la misma escuela del C.A.M., también podrás encontrar expediciones internacionales a diferentes montañas del mundo, como lo son las cordilleras de los andes, alpes y hasta los himalayas, las cuales puedes consultar en la seccion de expediciones. Si lo que buscas es iniciarte en este deporte o mejorar tu técnica y conocimientos del mismo, sin duda somos tu mejor opción.

 
Los cursos del Club Alpino Mexicano son cursos teóricos-prácticos y están diseñados para ir paulatinamente en aumento, lo cual facilita la aclimatación, tienen una duración de 5 meses con clases teóricas 2 veces por semana y salidas prácticas todos los fines de semana. Nuestro principal objetivo es la seguridad de los alumnos, instructores y monitores que nos acompañan en las salidas, por tal motivo el cupo es limitado, para más información comunicate a los tels. 55-74-96-83 o 55-64-43-57.

 

● Próximo inicio de curso: ENERO DE 2014.

 
 

Seguridad:

La seguridad es algo de suma importancia en la montaña ya que más de una vez puede salvarnos de situaciones riesgosas. Un punto relevante es el uso de casco y equipo certificado por la UIAA (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo)

El casco protege nuestra cabeza de muchas situaciones no solo de una caída propia, sino también la caída de piedras, bloques de hielo, mosquetones, clavos, etc

El 80% de los accidentes se producen descendiendo, por eso no se debe nunca confiar en la bajada y hay que prestar mucha más atención que en el ascenso, porque la gravedad está en nuestra contra.

Intenta caminar cautelosamente y no tirar piedras, ya que puedes causar accidentes a los que vengan detrás de ti. Si se escucha una advertencia de "piedra" y la ves venir en tu dirección, gira inmediatamente, agacha la cabeza y siéntate en el suelo, utilizando tu mochila de escudo.

En el caso de zonas nevadas suelen suceder resbalones. Para poder detener las caídas existe una técnica llamada “autodetención”. Esta se realiza de la siguiente manera:

  1. Toma el piolet con el pulgar debajo de la pala y los dedos sobre la pica; la otra mano en el mango del piolet a la altura del regaton.
  2. La pca se introduce dentro de la pendiente justo por encima del hombro del modo que la pala este cerca del ángulo formado por el cuello y el hombro; el mango atraviesa el pecho en diagonal y se sostiene firmemente cerca de la cadera opuesta. Los piolets de mango corto se toman en la misma posición, aunque la punta no alcanza la cadera.
  3. El pecho y el hombro se presionan con fuerza contra el mango, la columna vertebral debe estar un poco arqueada alejada de la superficie de la nieve.
  4. Las piernas se mantendrán rectas y separadas, si se llevan crampones, mantener la punta de los pies por encima de la superficie hasta que se haya frenado..
  5. La caída se puede presentar cuando se asciende o desciende, ya sea en la base vertical, horizontal o transversal por lo que te recomendamos practicar la autodetencion ya sea de frente, al valle, caída lateral y caída de espalda.

 


Himno del Club Alpino Mexicano



 

Hidratación:

La hidratación es fundamental en cualquier deporte, porque mantiene tu cuerpo sano y estable ante una actividad que requiere de mucho esfuerzo físico.

La falta de hidratación puede provocar serios problemas, entre ellos el mal de montaña, perdida de fuerzas y de conciencia.

En la montaña hay que tomar agua constantemente, aunque no sientas sed. En pocas palabras: no hay que tener sed para tomar agua. ¿Qué es la sed? La sed es una señal que dan las neuronas cuando detecta deshidratación en el organismo. Esto significa que cuando tenemos sed ya estamos deshidratados. En la montaña nunca hay que llegar a este estado ya que puede ser demasiado tarde y empezarían dolores de cabeza, vómitos y hasta pérdidas de conciencia, dependiendo la altura.

La cantidad de agua por persona no debe de bajar de los 3 litros de agua al día.

Para saber el estado de tu hidratación puedes checar el color de la orina. Si el color es muy fuerte, se está ante un posible cuadro de deshidratación. Por el contrario: si es de color muy claro, casi transparente, tendrás una excelente hidratación.

Alimentación:

La alimentación es igual de importante que la hidratación. El alpinismo es una actividad que produce un desgaste físico importante. Los músculos se sobre-exigen y necesitan la mayor cantidad de nutrientes en el menor tiempo posible. Para poder conseguir los nutrientes y la energía adecuada para la práctica de este deporte, deben contar con alimentos apropiados, de fácil transporte y que no afecten a la digestión..

Una buena alimentación debe contener proteínas, grasas y azúcares. Esta combinación hace que el organismo recupere inmediatamente los tejidos desgastados.

Las proteínas reponen los tejidos, las grasas nos lubrican y dan energía y si a lo anterior añadimos vitaminas y minerales tendremos una perfecta dosificación alimenticia con la que el cuerpo responderá a cualquier esfuerzo.

A continuación, te proponemos una dieta básica para actividades de montaña:

Desayunos y meriendas: Leche en polvo, café o té, galletas dulces, barras de cereales, manzana, platano, etc.

Cena: Pastas, embutidos, carne, etc.

Durante el acercamiento: Manzanas, nueces, naranjas, duraznos, frutas en almíbar, gelatina, chocolates, miel, mermeladas, cajeta, galletas, granola, fruras secas, etc.